lunes, 11 de diciembre de 2017

Proyecta con el ejemplo - Columna: LA GRAN JUGADA del Dr. Josè Cedeño

De que puede servirle a un entrenador indicarle a sus dirigidos, que la puntualidad es importante, si éste llega todos los días tarde a los encuentros de entrenamientos y juegos de las distintas competencias; o que hay que respetar a los prójimos y éste no respeta a su equipo de trabajo, ni a sus dirigidos del equipo que ha decidido conformar para participar en una determinada competencia. Si el entrenador en vez de decir lo anteriormente señalado, debería llegar todos los días de primero a los entrenamientos, a las competencias o mostrar pleno respeto y cariño a todo su equipo; con estas acciones se estaría dando buen ejemplo a y sus dirigidos estarían aprendiendo de un modelo positivo que les influirá a lo largo de su vida.

En el amplio mundo de la familia del fútbol de salón de base, en ocasiones no se es consciente de la gran influencia que se tiene en los niños. Es necesario saber que, un simple apoyo, una mirada de confianza, o por el contrario, un grito mal dado o un mal gesto pueden reforzar o hundir al deportista. No se quiere decir con esto que no se debe aplicar en ocasiones un castigo o refuerzo negativo, que a vez puede ser también muy pedagógico y educativo por parte del entrenador, quien para eso debe estar preparado de forma integral, o tener a su lado los asesores, que pueden hacerle saber cómo hacer algunas acciones que pueden resultar favorables para él y sus dirigido.

El entrenador, que respeta, que se disculpa cuando comete un error, mantiene su palabra, fomenta en sus jugadores valores consistentes y positivos, hará que las personas que están a su alrededor maduren con responsabilidad, autonomía, y alta autoestima. Los entrenadores son mucho más importantes de lo que piensan, tienen más influencia de lo que creen en sus dirigidos. Por ejemplo los niños absorben todo lo que sucede a su alrededor, principalmente de las personas significativas que conviven con ellos: padres, hermanos mayores, profesores, entrenadores, incluso medios de comunicación. Por lo cual se debería prestar máxima atención a dichos agentes socializadores ya que estos pudieran determinar en gran medida la personalidad de los niños y la manera de afrontar la vida, ya que los niños aprenden imitando las conductas y reacciones de los mayores.
No se debe desperdiciar la oportunidad de trasmitir valores positivos. Desde estos espacios invito a los profesores, padres, y principalmente a los entrenadores a ser conscientes de la responsabilidad que tienen y que den ejemplo con lo que proyectan. Amigos lectores gracias, y para contactos @joseceden.

Columna en FACEBOOK LA GRAN JUGADA

No hay comentarios:

Publicar un comentario