miércoles, 12 de enero de 2011

Matthias Sindelar: El Genio que un régimen acalló


Austria alcanzó la semifinal del Mundial de Italia 1934 y tuvo como rival a la selección del patio. En un torneo donde todo estaba preparado para que la Italia fascista de Mussolini lo ganara, un descarado montaje los privó de jugar la final cayendo por la mínima. En ese juego, como en todos los disputados por Austria, sobresalió un joven futbolista austríaco que simulaba un mago en el manejo del balón; un jugador con un excepcional olfato goleador y control de la esférica.

Matthias Sindelar es considerado como el futbolista más grande en la historia de Austria. Por su elegante estilo de juego fue conocido como El Mozart del Fútbol. La historia y la leyenda de Sindelar se confunden para generar uno de los mitos más románticos y trágicos del fútbol.

Nació el 10 de febrero de 1903 en en Kozlov (Moravia, actual República Checa) en el seno de una humilde familia de origen judío y emigrante en el barrio de Favoriten (Viena). Su padre murió en el frente en la I Guerra Mundial. Su pasión por el fútbol le hizo destacar prontamente como un prodigio en las inferiores del Hertha de Viena, lo que le llevó a debutar, con 14 años, en el poderoso Austria de Viena y con 16, en la selección. Con el equipo vienés, el habilidoso delantero ganó 5 Copas de Austria y un título de Liga. Con la selección, Sindelar jugaría 44 veces, anotando 27 goles.

En vísperas del mundial francés, Austria había conjuntado una gran selección. Aquel equipo era conocido como el Wunderteam’ (equipo maravilloso) y, aunque no ganó competición relevante alguna, marcó una época en la década precedente, perdiendo sólo 4 juegos de 50 disputados.

El 12 de marzo de 1938, Alemania invadió y anexó Austria al III Reich, hecho conocido como el Anchsluss. Apenas faltaban 3 meses para que la celebración, en Francia, de la 3a edición de la Copa del Mundo de Fútbol.

Tras el fracaso de la selección alemana en los Olímpicos de Berlín, Hitler, que veía el deporte como un enérgico medio propagandístico, vio la posibilidad de hacer algo de realce en el Mundial si a la físicamente potente selección alemana se sumaban los habilidosos hombres de la austríaca. Así se reclutó a la fuerza a los mejores jugadores del ‘Wunderteam’. Pero Sindelar se negó calladamente a ello y no participó en ninguno de los partidos preparatorios del nuevo equipo alemán.

El 3 de abril tuvo lugar el Anschluss futbolístico. El dictador germano, a modo de despedida de la selección austriaca como combinado independiente, decidió organizar un último amistoso entre este país y Alemania en el Prater de Viena. Sinderlar decidió participar como capitán de Austria. Con el Führer y el alto mando del Reich en la tribuna, la selección local habría recibido la orden de dejarse vencer por la dominadora nazi.

Durante el primer lapso, el delantero austríaco desbordó como quiso a los defensores teutones, pero, cada vez que encaraba al portero, tiraba la pelota fuera del campo con descarada desfachatez. Pero ya en la 2ª parte finalizó una virtuosa jugada con un gol de excepcional factura. Entonces, en lugar de alzar el brazo hacia Hitler, el rebelde delantero se puso a bailar frente al palco de autoridades para demostrar que él era austríaco y no alemán. Gran parte de las 60 mil personas que presenciaban el partido gritaba “Österreich, Österreich!” (¡Austria, Austria!). A los pocos minutos, Sester anotó el segundo.

El Führer, enfurecido por haber sido ridiculizado, consideró a Sidelar enemigo del régimen, siendo perseguido y sentenciado a muerte. El delantero tuvo que vivir en la clandestinidad a partir de ese momento. Nunca más volvió a pisar un terreno de juego ni volvió a tocar un balón de fútbol. Permaneció oculto con Camila, su pareja, con el miedo de ser capturados en cualquier momento y enviado a algún campo de concentración.

Cuando aumentó la presión sobre el pueblo judío, llegando a ser brutalmente acorralado y literalmente exterminado, Matthias y Camila decidieron poner fin a sus desdichas. El 23 de enero de 1939 sus cuerpos se encontraron sin vida luego de inhalar gas de cocina durante la noche. Así, el régimen totalitarista nazi cortó el vuelo del mejor exponente del fútbol austríaco de todos los tiempos.

A la sede del Austria Viena llegaron más de 15 mil telegramas de pésame ante la pérdida de su ídolo. En el funeral, desafiando la amenaza de la svástica, más de 40 mil personas acompañaron al valiente delantero quien no se doblegó ante ningún rival, ni en la cancha ni en el foro político, donde la poderosa maquinaria del Reich no doblegó su convicción y patriotismo.

No muy lejos del Ernst Häppel Stadion, el Prater antes de 1992, se encuentra su tumba, visitada religiosamente cada año por seguidores y dirigentes del Austria Viena coincidiendo con el día de su fallecimiento. Allí todavía se recuerda que el balón, personificado en el “Mozart del fútbol” también se rebeló contra la barbarie nazi.

Extraido de: http://deporteconpasion.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario